DE LA SOBERANÍA Y OTROS MENESTERES

I
Te debo
un millón de besos
más intereses acumulados.

No pido
moratoria de pago.

¡Ejecuta la deuda!!

II

Todos
mis recursos naturales
están a tu disposición.

¡Explótame!

III

No tengo ejército para defender
la integridad territorial de mi cuerpo.
Ninguna fragata
patrulla los mares
de mi amor,
ni avión de combate alguno
resguarda el espacio aéreo de mis versos.

¿Qué esperas, mujer,
para invadirme?

 

Alejandro Bravo

Nueva Guatemala de la Asunción

17/06/14

CERDA Y ARGUELLO

Ríos de sangre

durante varios años

Devastación y muerte

por doquier.

 

Ensartadas en una espada

le presentaban a Cerda

las orejas de sus enemigos.

 

Cuando los de Arguello

perdonaban la vida a alguien

le mutilaban las narices

grabando para siempre

en el rostro del perdonado

el momento del perdón mismo.

 

Cerda y Arguello

los primeros gobernantes

de nuestra democracia,

amigos ambos

desde la infancia,

republicanos de corazón

rebelaron a Granada

contra la corona española

en 1811

y guardaron años de dura prisión.

 

Honrados con el dinero público

-el poder los enemistó-

destruyeron la patria

y mataron a miles.

 

Cerda ayunaba

usaba cilicio

y hacía penitencia.

No conoció otra mujer

que la que le dio

la Iglesia.

Murió fusilado.

 

Arguello

acusado por todos

a causa de los crímenes cometidos

contra opositores suyos

en la isla la Pelona

fue despojado del poder,

expulsado a Guatemala

donde vivió tristemente

y murió en un hospital de indigentes.

 

Gámez dice de él en su Historia:

 

No hubo mano amiga

que cerrara sus ojos

ni nadie que marcara su sepulcro

                        a la posteridad.

MIGRACIONES BÁRBARAS

Cruzamos el río

porque no tenemos otra opción.

No hay comida de dónde venimos,

cada cosecha es más pobre

que la anterior,

hay sequías,  plagas

y tenemos más bocas que alimentar.

Somos los suevos

atravesando el Rin.

Los alanos buscando

un trozo de tierra en el Imperio

donde poder trabajar.

Venimos huyendo

de la crueldad de otras tribus,

de los hunos

que arrasan todo a su paso,

de las maras

que exigen tributo

hasta por respirar.

Alanos y visigodos solicitamos asilo

al Emperador Valente,

los latinos marchamos por miles

en todos los rincones del Imperio

donde hay gente nuestra laborando

y también en nuestras propias tierras

apoyando la fallida reforma migratoria

prometida por el Presidente Obama,

-todo en vano-

al poder imperial no le importan nuestras penas.

 

Nos ha querido detener,

pero ni el afilado acero del general  Estilicón

y sus legiones,

ni la violencia cínica del sheriff Arpaio

nos amedrentan en el camino

por una nueva vida.

 

 

Somos los godos

cruzando el Danubio,

alanos, vándalos y suevos

atravesando el Rin,

los mexicas

nadando en el Río Bravo

y los mayas emigrando desde Yucatán

y el Petén.

 

No nos detuvo el Muro de Adriano,

-nosotros los pictos

lo hemos burlado en incontables ocasiones-

Seguiremos migrando

una

y

otra vez

hasta que en nuestra propia tierra

florezca la milpa de nuevo,

el trigo abunde en los graneros,

tengamos seguridad en calles y caminos

sean justos nuestros gobernantes

y no tengamos que soñar

con las luces de las ciudades ajenas

como si el paraíso fueran.

 

Mientras eso suceda,

nosotros, los bárbaros,

los alanos, vándalos y suevos,

los godos y burgundios,

los latin greasers

y los jamaican niggers

seguiremos migrando

hacia esas luces ajenas

uno tras otro, uno tras otro y tras otro

una y otra vez

una y otra vez

una y otra vez.

 

Alejandro Bravo

Mayo 2017

 

 

 

 

GUACAMAYAS DE COPÁN

Chillan las guacamayas

sobre las ruinas de Copán.

Chillan mientras vuelan

vuelan chillando

como saetas multicolores

sobre la Gran Plaza,

se posan algunas sobre las estelas

que 18 Conejo erigió para representar

su propia gloria.

 

Chillaron las guacamayas sobre Copán

cuando 18 Conejo

fue proclamado como gobernante

y llevó a la ciudad a la cúspide del poder

sobre todo el mundo maya.

Pasaban como saetas multicolores

sobre el patio del juego sagrado de pelota

y sus chillidos se confundían

con los gritos de los espectadores

que vivaban a un equipo

o al otro.

 

Las plumas rojas

las plumas amarillas

las azules plumas

de las guacamayas de Copán

iban junto con el cacao, la obsidiana

y otras mercancías

a los Cuatro Puntos Cardinales.

Se hacían tocados ceremoniales

para los grandes sacerdotes,

capas de plumas para ser usadas

por los gobernantes

en las magnas ocasiones,

para adornar las rodelas

de los más bravos guerreros

o para dar más realce

al bello rostro de una joven.

 

Chillaban las guacamayas en la espesura

cuando Stephens descubrió las ruinas

en el siglo XIX

y vieron desde lo alto

cómo la ciudad se abría paso de nuevo

a la superficie,

descoloridos los templos

sin riquezas los palacios

sin jugadores

los patios de pelota.

 

Las guacamayas de Copán

vieron crecer una nueva ciudad

cerca de las ruinas magnificentes.

Chillaron

sobre los nuevos señores de Honduras

Volaron chillando

por encima de coroneles

y generales

como arcoíris con alas

y saludaron con su vuelo

y su canto

el día que regresó la Democracia.

 

Las guacamayas de Copán

chillan cuando los turistas

les toman fotos.

Chillaron todo el día

cuando sacrificaron ceremonialmente

a 18 Conejo en Quiriguá

y se apagó lentamente el esplendor de la ciudad.

 

Las guacamayas de Copán

chillarán cuando el cambio climático

acabe con nuestra civilización consumista

y la selva vuelva a tragarse

las estelas y templos de Copán.

Sólo su plumaje multicolor

brillará entre los árboles

 

Alejandro Bravo

22/03/2016

Copán (Honduras)-Ataco (El Salvador).

 

 

CANTAR DEL GALLO-PINTO

Venga a Nos

el rojo frijol,

venga

el arroz blanco de grano largo.

 

Elevemos la llama,

hagamos bailar en la sartén

el dorado aceite,

que cruja la cebolla

mientras  toma prestada

la color al aceite

y bendice el aire con su aroma.

 

Sacrifiquemos a llama alta

el rojo frijol

espíritu rojo oculto en la tierra

el frijol del oriente

de la madre ceiba roja

de los pavos rojos de cresta amarilla,

sacrifiquemos el rojo frijol del oriente.

 

Lancemos de lo alto

el blanco arroz

al hijo de la madre ceiba blanca

espíritu blanco oculto en la tierra

el arroz blanco de grano largo

espíritu sagrado del norte.

 

De ese crisol de fuego

saldrá el gallo-pinto

alimento sagrado de los nicaraguas,

fuerza material en la mañana,

alimento espiritual al ponerse el sol.

 

Comamos

cantemos

bailemos

Agradezcamos a los dioses

que nos sustentan

con el fragante gallo- pinto

hecho con dos

de los rumbos del Universo.

.

 

 

Alejandro Bravo

08/septiembre/2015

 

 

 

 

 

Nuevo poema I

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Etiam porttitor at turpis ac congue. Vivamus ut est pretium, gravida quam quis, lacinia velit. Vestibulum sed venenatis odio, at cursus lacus. Proin nisi velit, sollicitudin id risus vel, dictum eleifend nunc. Nunc a iaculis magna. Nunc vulputate varius mi, eget scelerisque diam maximus ac. Nullam molestie tincidunt mi eget efficitur. Proin elit libero, ultrices ac mi in, tristique vestibulum tellus. Mauris blandit lacus vitae suscipit tempor. Donec et neque nec purus feugiat suscipit. Suspendisse ac massa velit. Mauris ac tortor nisi. Pellentesque commodo tellus eu sem tempor, vitae efficitur odio elementum. Vivamus rhoncus commodo gravida. Nam quis hendrerit enim. Mauris blandit lectus eu turpis dignissim, nec volutpat leo pretium.

Suspendisse condimentum luctus tellus nec ultricies. Donec ornare placerat est in tristique. Proin pellentesque nunc nec nulla egestas elementum. Sed id neque dolor. Etiam vitae libero eu mi imperdiet consequat. Vivamus vulputate quis mauris vitae aliquam. Phasellus tempor suscipit risus, sit amet eleifend lectus congue vitae. Donec iaculis felis nisi, at vulputate odio fringilla eu. Phasellus est nisi, efficitur et malesuada a, bibendum vel neque.

Duis vel pulvinar ligula. Ut blandit varius consectetur. Suspendisse potenti. Ut tincidunt massa at mi pharetra porttitor. Phasellus in risus nec massa varius molestie. Sed hendrerit felis vel dignissim elementum. Vivamus ut enim ultrices, aliquam velit ut, sodales erat. Etiam facilisis ipsum eget tincidunt viverra. Pellentesque eleifend sagittis mauris, et varius libero ultrices auctor. Proin tempus sem ac dui commodo placerat.

Ut eu ex dignissim, mollis libero ac, rutrum leo. Suspendisse pretium, libero vitae gravida egestas, velit felis venenatis massa, nec vehicula quam dui venenatis lorem. Fusce ultrices velit ac ante vehicula dignissim. Donec interdum dignissim fringilla. Interdum et malesuada fames ac ante ipsum primis in faucibus. Mauris eget lacus est. Suspendisse eros mi, vehicula in purus in, consectetur condimentum nulla. Praesent vestibulum non justo eu elementum.

Etiam at suscipit lectus. Curabitur bibendum ultricies turpis, sit amet consectetur sapien condimentum ut. Duis volutpat nibh et metus semper, in maximus elit convallis. In sed euismod nulla. Nam ut viverra leo. Fusce at lacus semper, finibus quam vitae, vehicula augue. Sed nisi lacus, ornare vitae dui in, mattis consectetur quam. In fermentum vehicula maximus. Vivamus sapien sem, malesuada quis quam eget, consectetur facilisis nulla. Fusce fringilla lorem ut ipsum ullamcorper pellentesque. Praesent placerat congue ultrices. Duis porta interdum ante elementum euismod. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.